La pastura sigue siendo el recurso forrajero más económico, siempre y cuando se realice una buena implantación, se logre una alta producción y se utilice de manera eficiente.