El brote del virus del Ébola, enfermedad para la que aún no existe una cura aprobada por autoridades sanitarias, comenzó en marzo en África Occidental y rápidamente se expandió a Liberia, Sierra Leona, Guinea y Nigeria. La epidemia causó gran alarma en todo el mundo, incluso en América Latina, donde se conoció la noticia de un paciente guineano se encuentra internado en Brasil.