La biotecnología es el empleo de organismos vivos para la obtención de un bien o servicio útil para el hombre. Su historia se remonta a la fabricación del vino, el pan, el queso y el yogurt. El descubrimiento de que el jugo de uva fermentado se convierte en vino, la leche en queso o yogurt, o que se puede hacer cerveza fermentando soluciones de malta y lúpulo fue el comienzo de la biotecnología. Hace miles de años no se entendía cómo ocurrían estos procesos pero se utilizaban para beneficio del hombre. Estas aplicaciones constituyen lo que se conoce como “biotecnología tradicional” y se basa en la obtención y utilización de los productos del metabolismo de ciertos microorganismos, que les permite en la actualidad desarrollar nuevas técnicas a fin de modificar o copiar algunos de dichos procesos naturales.

Se sabe, además, que los microorganismos sintetizan compuestos químicos y enzimas que pueden emplearse eficientemente en procesos industriales, tales como la fabricación de detergentes, manufactura del papel e industria farmacéutica