autores ERREstimados lectores: me alegra nuevamente estar junto a ustedes, tocando temas económicos de la actualidad.

En el mes de abril el banco central de la república Argentina presento los nuevos créditos unidades de vivienda (UVI), un instrumento que promete hacer crecer el crédito hipotecario en el país.

El sueño de la casa propia parece inalcanzable en la argentina de hoy, uno de los grandes problemas es la poca capacidad que tenemos los argentinos para acceder al crédito a largo plazo.

En la previa, sonaba atractiva la propuesta de una herramienta que apunta a captar personas con ingresos mínimos  (desde $8.000), para permitirles adquirir metros cuadrados a través de las llamadas Unidades de Vivienda (UVI), que ajustan a diario en base al índice CER y con una tasa de interés que oscila el 5% y que se moverá entre el 4 y el 7% anual

Pero uno de los grandes problemas que tiene la Argentina es la inflación, con una de las subas de precios más altas del mundo se hace casi imposible planificar a largo plazo, el saldo de las cuotas de estas nuevas unidades de vivienda llamadas UVI, se ajustaran por la inflación, eso genera muchas dudas a la hora de pensar en sacar estos créditos.

Veamos los pros y los contras de tomar estos créditos hipotecarios:

El primer punto a favor a destacar tiene que ver con la accesibilidad. Para un crédito indexable se necesitan ingresos demostrables menores, la cuota resulta sensiblemente más baja y por eso mismo, el monto al que se puede acceder es mucho más.

Ahora bien, en un escenario de inflación alta resulta en contra la cláusula de indexación. Es que bien podría ocurrir que al cabo de un año y luego de pagar 12 cuotas, la deuda sea mayor que al arranque. Además, el deudor tiene que esperar la paritaria salarial anual para que la cuota (que se indexó cada mes) ocupe una porción menor de sus ingresos.

En conclusión lo mejor sería esperar a ver qué pasa con la inflación en el segundo semestre y ver como ira evolucionando a lo largo de tiempo.

Con esto cierro la nota de este mes, muchas gracias por leer