autores ERREstimados lectores: esta es mi primer nota junto a ustedes, espero que les sea de gran utilidad ya que es uno de los temas del momento en nuestro país. En el contexto económico actual, todos nos preguntamos, ¿qué hacer con nuestro dinero?

¿Con la cotización rondando los $15, este es el momento de comprar dólares?

El Banco Central mantiene ese precio anclado, como referencia e incentiva a colocar inversiones en pesos con altas tasas de interés. El ahorrista igual se pregunta si es momento de comprar, teniendo en cuenta que hoy está alrededor de los $15 pesos, 15 veces más que hace 14 años atrás.

El dólar, Si está alto, es porque puede seguir subiendo; y si está bajo, porque puede rebotar. Lo cierto es que nunca desaparece de la mesa de debate de los ahorristas.
Este es un momento en el que, precisamente, el interrogante sobre si comprar o no hacerlo resulta más incierto que nunca.
Ahora, mostrando una fuerte volatilidad y otra vez por debajo de los $15, muchos se preguntan si llegó el momento de olvidarse de las tasas tentadoras de los plazos fijos y apostar a un próximo rebote.
Sobre todo, este interrogante surgió tras la decisión del Gobierno de poner un tope en $16, en medio de una corrida cambiaria.
La actual tranquilidad llegó tras la suba de 7 puntos porcentuales las tasas en pesos que ofrece el Banco Central en sus Letras (Lebacs), que pasaron de 31% al actual 38% anual.
La medida, que reaviva la vieja lucha de tasas de interés versus dólar, le quitó presión a la compra de moneda extranjera, por lo que su precio descendió este mes un peso hasta situarse en torno a los 15 pesos.
El objetivo de esta estrategia es simple: incentivar el ahorro en moneda nacional y desalentar la compra de dólares para mantener anclada esta última referencia.
Pero, a pesar de esta sensación de calma en el mercado, no son pocos los analistas que consideran inevitable un salto de la divisa cuando pase la temporada de liquidación de exportaciones agrícolas. Esto es una vez pasado el trimestre de oro de la liquidación de divisas.

De hecho, uno de los conceptos más repetidos a la hora de hablar de la moneda estadounidense es que se trata de una situación temporal.
En ese contexto, surge el interrogante: más allá de las atractivas tasas de interés, con la cotización a $15, ¿es un buen momento para ahorrar en dólares?

Por qué no a $15
Es decir, si el objetivo del pequeño inversor es aprovechar la coyuntura (la inmediatez), resaltan que las tasas actuales en pesos son más atractivas que el precio de la divisa.
En el corto plazo, si el Banco Central pone como techo en los $16 para controlar la inflación, no conviene, convienen las colocaciones en pesos, como en Lebacs y en plazos fijos.
Si luego de unos meses, el BCRA cambia la estrategia, sí se puede justificar la compra de moneda extranjera. Pero hasta agosto al menos va a ser más favorable volcarse a la tasa, ya que el Gobierno quiere desincentivar la compra de divisas.
En el corto plazo, yo apostaría a la tasa de interés:
La razón es muy sencilla: en las próximas semanas comenzará la liquidación del campo de las exportaciones, más allá del acuerdo que cerró el Gobierno con el sector, por el cual se adelantarían unos u$s7.000 millones para tranquilizar al mercado Y además, si resulta exitoso el acuerdo y pago a los buitres, en la city se espera que ingrese en los próximos meses un caudal interesante de dólares. Esto podría ponerle un techo a la cotización.

Por qué sí a $15
Pese a la lógica de los números que manejan indican que para el corto plazo no es el mejor momento para comprar, siempre el billete verde mantiene su atractivo.
En especial, porque es el canal tradicional de ahorro y porque casi nunca defraudó. Un claro ejemplo es que en los últimos 14 años, desde la salida de la convertibilidad (del 1 a 1), subió 15 veces.
Si bien el Banco Central lo ubica en torno a $15 y alienta las inversiones en pesos con tasas de hasta 38% anual para sus letras (Lebacs), las referencias actuales de la propia entidad monetaria reflejan un valor teórico muy superior. Es decir, el llamado tipo de cambio de convertibilidad o de equilibrio (que surge de comparar los pesos que circulan con los dólares que posee el BCRA), hoy arroja un precio de cobertura de $20 pesos. Obviamente, hoy día para invertir lo más atractivo es la aprovechar la tasa de interés que se ofrece en pesos.
En conclusión el dólar siempre es dólar. Mientras la inflación no disminuya, nada tirará abajo el paradigma del ahorrista argentino.

Con esto cierro la nota de este mes, muchas gracias por leer.