Pese a la mayor oferta que se registró en estos días no se verifican bajas en los precios de la hacienda debido a la firmeza del consumo local y la buena relación de la carne vacuna con la de pollo. Consignatarios y analistas destacaron que los valores de la carne y de la hacienda están retrasados y que no evolucionaron como la inflación.